Un corte de luz frustra el debut de Melani

Anoche tenía que haber debutado en un gran escenario la pequeña Melani. Tiene sólo diez años pero su talento le ha permitido ganar la edición más vista de La Voz Kids (Telecinco), cantando ópera. Melani es un amor de niña, llegó al teatro Coliseum de Barcelona acompañada de su madre y se comportó como una personita educada, amable y sonriente, alguien que lo agradece todo con un gesto cordial, no se enfada nunca y permanece eternamente abrazada a un oso más grande que ella que se llama Abracitos y que cuida desde que era una niña. Como la gran profesional que quiere ser (y será), hizo un ensayo que maravilló a todos: estaba feliz por hacer lo que más le gusta en este mundo cantar en un gran escenario. Y el del Coliseum lo es.

Había hechos sus pinitos, siendo la Campanilla en “Peter Pan” y uno de los hijos del barón Trapp en “Sonrisas y lágrimas”, pero siempre en teatros de pequeño formato. Cual era su misión aquí la noche de ayer? nada menos que cantar “Barcelona”, el tema compuesto por el líder de Queen, que fué el Himno de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y que el propio Freddie Mercury había grabado al lado de la diva Montserrat Caballé. Pues bien, Melani tenía que ser la Caballé. Y allí estaba ella, vestida y peinada, impoluta de blanco, con encajes, cintas y lazos en el pelo. Y su mágica sonrisa.

Acompañando a Melani tras la cancelación del show

Empezó la función, “We Love Queen”, un espectáculo magnífico que es un homenaje a la mítica banda de rock de los setenta, con un reparto encabezado Enrique Sequero y Manuel Bartoll. Todo funcionaba como un engranaje perfectamente ensayado al que se había incorporado Melani para unas funciones exclusivas. Y cuando estaba el aforo (completo) con el ánimo más entregado, participando colectivamente en la función, y nos estábamos emocionado con “Show Must Go on”, de repente nos quedamos a oscuras. Tras unos minutos se recuperaron las luces de emergencia del teatro pero era imposible proseguir la representación. Para hacer la espera más más relajada, el ballet, al ritmo del batería del grupo, improvisaron números de street y urban dance hasta que, pasada más de una hora y media se decidió suspender la función. Qué pasa en ese momento? pues varias cosas. primero, Melani, que sólo puede actuar en los fines de semana, tenía que volar a Madrid donde hoy interviene en “Viva la vida”, un compromiso contractual anexo a su triunfo en el concurso. Y mañana domingo la pequeña vuela a su Valencia natal porque celebra su once cumpleaños, una fiesta que su mamá le prepara con cariño dado el excelente nivel de la niña en sus exámenes escolares. Siguiendo una agenda doméstica, que la liga a sus quehaceres de niña y de no de estrella, la pequeña seguirá sus pautas como tal. Así que la participación de Melani en el espectáculo no se retomará hasta los próximos sábado y domingo, 16 y 17 de junio.
Otra cosa que pasa (y/o pasará) es el problema que tendrá la empresa del teatro con la compañía eléctrica que no atendió al teléfono en un plazo prudencial. Primero por la tardanza en contestar, luego por las nulas o escasas informaciones del origen de la avería y su resolución. Finalmente por el papeleo que tendrán que hacer para compensar los gastos ocasionados por la cancelación del show, porque los actores deberán cobrar y los espectadores volver a ver el show, otro aforo a fondo perdido. Y una cosa está clara, ni el Coliseum, ni la compañía, ni por supuesto los espectadores tienen la culpa de nada. Ahora veremos quién, cómo y cuando paga este desaguisado. En el próximo post les cuento el brillante espectáculo.
Written by

Josep Sandoval

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.