El Señor ha perdonado a Paz Vega, yo también

Si el Señor ha perdonado a Paz Vega, pues yo también, qué caramba. Me refieron a su último trabajo televisivo, “Perdóname, Señor” en el que metida en el papel de una monja sufridora, las pasaba muy mal (bueno, a veces muy bien, pero pecando), en el sur de España entre conventos, mafiosos, traficantes y Jesús Castro, a quien el Señor no ha llamado por el camino de la interpretación precisamente, pero es guapo. O sea, como Stany Coppet, otro que tal: cuando compartían escena los dos no había quien los entendiera, pero tampoco había mucho que entender. Pero Stany tiene un hijo con Dolores Chaplin, nieta del genio, y creyeron que eso ayudaría a vender.

Paz Vega ha pasado por Barcelona exactamente no sé muy bien para qué. Pero apareció esta tarde en el apetecible hotel España junto a Carola Baleztena, Marta Torné y Macarena García posando delante del photocall de una marca de cosmética, asistir a una función de “Un ballo in maschera” en el Liceu y una cena allí mismo. Pero la cosa no tuvo gracia. No por culpa de las chicas, amables hasta decir basta, ni de sus parejas, Orson Salazar, marido de Paz, y Emiliano Suárez, el de Carola. La culpa fue en general: la marca en cuestión es española, pero tiene un director italiano y todos han invitado a la prensa llegada de Madrid a la ópera y a la cena, dejando con un palmo de narices a la prensa barcelonés convocada al retrato y la entrevista para reflejarlo en sus medios. La verdad, no es momento para estas situaciones, unas cremas de belleza no pueden ir por ahí irritando sensibilidades: es una repulsa a la rebeldía? cómo saben ellos nuestra intención de voto? enseñan Barcelona y su Liceu al extranjero para que no decaiga el turismo? Muy mal hecho este encuentro en el que no había nada que promocionar, podían haber suavizado heridas, no acentuarlas cual pómulos o cejas. Belleza=sutileza, apúntenlo en sus hojas de ruta, como dicen los políticos.

Macarena García, Marta Torné, Paz Vega, Carola Baleztena

Paz está hermosa, vestida de negro tentación por DSquared, porque lo es, aunque yo la veo muy flaca. “Y lo bien que sale en las fotos?”, apunta el marido. Pero yo le echo e falta unos kilos. Dice que come como una lima, pero no engorda (eso dicen todas), que ya están en Madrid con los niños en el colé y ellos en su casa. Ahora va rodar otro culebrón, “Fugitivas”, de acción, mamporro y tentetieso, que alternará con nuevos capítulos de “The OA” para Netflix, donde volverá a ser Renata. Con todo esto estará entretenida hasta mediados del 2018. Paz se siente orgullosa de las actrices que están plantando cara a quienes abusan de su poder. Asegura no conocer a Harvey Weinstein (“ni ganas”) y que a ella no le pasado nada parecido. Les digo a la pareja lo guapos que está sus hijos, Orson, Ava y Lennon, y se les cae la baba porque son tres bellezones como sus papás.

Entre niñas andan Carola Baleztena y Emiliano Suárez, que tiene dos cada uno de sus relaciones anteriores. Dicen que por el momento no se plantean aumentar la familia, a pesar del refrán “no hay quinto malo”. pero dicen que, de momento, no.

Como un torbellino aparece Macarena García, la mas salada del grupo, con minifalda de lentejuelas de desconocida autoría, y blusa kimono de Loewe, que deshilacha entre sus dedos juguetones. Se pone seria para hablar de su nuevo trabajo, el filme “El fotógrafo de Mauthausen”, dirigido por Mar Targarona y que está basado en las memorias de Françesc Boix, un fotógrafo catalán que recogió los horrores del gueto. Rodará en los estudios de Budapest y tiene ganas de empezar ya aunque su papel es breve: hace de alemana prisionera. Luego charlamos del marido, Aldo Comas, otro gentil enloquecido como ella, y cotilleamos un poco sobre los niños Mónaco. de algo me ha de servir conocer a Alberto, haber cenado en el castillo de La Roca con Carolina y Karl Lagerfeld, y mantener charletas con Estefanía en su etapa de cantante.

A Marta Torné la pierde su vestido rojo de extraña autoriza (no recuerdo la marca), con pendientes de lujo king size con los que se le van a desmontar las orejas y que también son rojos. Hay proyectos, pero de momento no los suelta por si se gafan.

Las dejamos solas ante el Liceu y la cena que compartirán con los colegas de Madrid, una acción que esperamos no siente jurisprudencia. Entenderemos que la firma no ha podido llegar a más (se lo han gastado todo con las famosas, porque estas no han venido sólo por unas cremas), y siempre es mejor quedar bien con los de fuera. Por que. no será una represalia con los medios locales, verdad querida Sofía?

Written by

Josep Sandoval

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.