Rosa Esteva, amor al primer Mordisco

 

Como en todas las pasiones de enorme impacto emocional, siempre se vuelve al primer amor. En el caso de Rosa Esteva al primer Mordisco, de eso hace ya 32 años, aunque mantiene fresa su identidad genuina. Esta vez la audaz, que lo es, emprendedora, se ha alejado un tanto de Barcelona para instalarse en La Roca Village, uno de los once villages de The Bicester Village Shopping Collection.Y hasta allí ha trasladado el aroma, el aire, las Atmósferas Mordisco, como el clásico del Pasaje de la Concepción, la casa madre que siguió el camino iniciado en el local de la calle Rosselló donde Rosa ofreció su primera mesa comunitaria para que todo aquel que entrase solo pudiera comer acompañado. Ahora esa misma idea prevalece en estas Atmósferas del Village, que guarda sensaciones y tradiciones, experiencias y consejos de toda una tradición curtida en brillantes empresas similares en las que ha dejado su impronta la imperturbable Rosa.

Rosa Esteva en Atmósferas Mordisco de La Roca Village

Atmósferas Mordisco está situada en el área de La Plaza, en la entrada principal de un complejo que cada año recibe a más de cuatro millones y medio de turistas y que es, tras la Sagrada Familia, lo mas visitado por los turistas en Barcelona. Tiene el lugar el encanto de los diseños de Rosa, que aúna modernidad, comodidad y sentido práctico en cuanto a condiciones ambientales. Y calidad, buen gusto y excelentes primeras materias en cuanto a oferta gastronómica. Hay mesas de interior en terraza cubierta con un palmeral de diseño que se reproduce en la vajilla a escala pertinente, una barra de ostras y otra de degustación de vinos de la geografía nacional (una propuesta de los hermanos Roca), y otra de quesos, y hasta un servicio de take away para los que anden con poco tiempo. Por supuesto no falta la mesa comunitaria por aquello de la soledad compartida, ni la barra para almuerzos frugales o emergencias gastronómicas. Hay espacio para el recuerdo con elementos decorativos del amable hotel Omm, como los paneles, algunas mesas o sillas de diseño. Y sobre todo está el amor, el abrazo con el que Rosa impregna a todo lo que toca, tanto, que te ves inmerso en su universo sólo con cruzar el umbral.

Tuvo la gentileza de organizar un almuerzo degustación para comprobar que las calidades seguían siendo excelentes, la creatividad seguía su curso (ay, esos churros de patata con salsa mayonesa!), sus arroces estaban en la onda en sus tres especialidades, y sus carnes, como esos minipepitos para comer sin cubiertos, o el carpaccio caliente con hierbas al carbón, eran excelentes. El servicio impecable, las atenciones máximas y la temperatura ideal teniendo en cuenta que almorzamos en la terraza cubierta bajo un palmeral de diseño a cubierto de impertinencias. Una experiencia inolvidable, casi impensable en un village cuyo destino son las compras, alejado de la ciudad varios kilómetros. Una oferta abierta desde las diez de la mañana a las nueve de la noche, o sea apto incluso para cenas de horario europeo, disponible pues toda la jornada.

Durante el almuerzo, Rosa sirvió de guía gastronómica al exquisito menú que aparecía en la mesa y, si bien se extendía en el detalle de los platos a degustar, no podía evitar mezclar otros temas que la obsesionan, por ejemplo los altísimos precios para viajar en avión hasta Ibiza (sale lo mismo que volar a Nueva York), o los comportamientos de algunos dirigentes políticos más pendientes de sus cuitas personales que de atención al ciudadano, que para eso están y les mantenemos. Sin condicionantes, ni colorantes añadidos, Rosa Esteva sigue siendo una genuina marca de fábrica entrañable y querible, que abraza con cariño todo lo que toca. Y hoy más que nunca sus afectos están dedicados a su Mordisco del Pasaje de la Concepción y a estas, dos puntos equidistantes pero imprescindibles cuando se quiere comer bien y que le quieran a uno también de la mejor manera.

Post Tags
Share Post
Written by

Josep Sandoval

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.