Rosa Clará crea el prêt-à-rever

La Semana de la moda nupcial avanza a toda vela, aunque a tal velocidad que esperamos no morir víctimas de una sobredosis de organdí, que como final es muy sofisticado, pero, desesperadamente, también es un modo de acabar. Los desfiles se realizan en la Feria de Montjuic, adecuada con el mejor de los estilos y mezclando tendencias. Mientras en el salón de desfiles manda el techno original del palacio con su futurista iluminación, el lounge, enorme, práctico y cómodo, tiene ambientación tropical. Manda Caribe y La Habana esta presente en cada pase con la voz de Camila Cabello entre palmeras, mientras un piano blanco recuerda a Hemingway, no sé porqué, y a Bogart, aunque Casablanca aquí aún lo entiendo menos. Claro que menos entiendo a las influencer y ahí están vestidas del catálogo prestado por las marcas con algo que sólo llevan ellas, son como los antiguos hombre anuncios sólo que usando sus propios cuerpos como reclamo. No lo duden, cuando vean a una jovencita disfrazada de algo que ustedes jamás comprarían, esas son las influencers que lo llevan porque se lo prestan. Siguiendo con el Salón, terminemos en los cuidadísimos baños, a los que se llega tras una larga vereda también tropical, de coloristas y gigantes flores en el suelo, rematada por un conceptual neón fucsia que indica BBFW was here!

Elena Galera, Antonella Ruccozzo, Rosa Clará, Núria Cunillera y Daniella Semaan

Algunos creadores se toman un respiro y cambian de decorado, caso de Rosa Clará que llevó su colección al Hospital de Sant Pau para deleite de prensa y compradores extranjeros. Todos juntos, eran como la ONU de la costura nupcial. Muchísimo italiano, mucho inglés, bastante francés, suficiente alemán, y una notable Torre de Babel compitiendo con los edificios de Lluís Domènech i Montaner, sobre todo a la hora del lunch de Nando Jubany en el patio central, cuyo colofón fue un after party en los bajos del edificio, con discoteca incluida.

Rosa Clará, Ignacio de Ros, María del Mar Raventós

Antes de la fiesta hubo el pase de la diseñadora catalana, cuyos 24 años de experiencia le proporcionan un reconocimiento universal. Fue la encargada de recibir a sus ilustres invitados, entre ellos a sus amigos, los marqueses de Griñón, siempre en ese punto que te asegura que si ellos están allí es porque el prestigio está incluido: si no, ellos lo aportan con su presencia. Siempre amables, me contaron las propiedades del aceite corporal que van a lanzar, “un serum”, nos clara Carlos Falcó, mientras que Esther Doña nos muestra sus maravillosas propiedades sobre su piel. Veo con Águeda López, esposa de Luís Fonsi, imágenes de sus hijos, que son una dulzura. Linda Morselli cuenta su amor por Fernando Alonso, y Pol Espargaró, demasiado informal para la ocasión, exhibir el suyo por su novia, la tan espectacularmente bella como discreta Carlota Bertrán. En primera fila también Manuel Outumuro, artífice de toda la imagen gráfica de Rosa Clará desde su objetivo mágico.

Punto y aparte para las Wags del momento: Elena Galera, pareja de Sergi Busquets, en su cuarto mes de embarazo; Núria Cunillera, esposa de Xavi Hernández; Antonella Roccuzzo de Messi, perfecta  tras dar a luz a su tercer hijo: y la siempre espectacular Daniella Semaan, eterna novia de Cesc Fábregas, explosiva en su línea Kardashian, de apretado leggin y jersey rojo bajo colorista bomber. Una especial ilusión volver a ver a María del Mar Raventós, presidenta de Codorniu, con su esposo, Ignacio de Ros, uno de los matrimonio más encantadores de la sociedad catalana, ella con un elegante vestido abrigo en tono cava, como tenía que ser. Metidos en el caldo catalán, ellos no sólo solera y prestigio de una marca familiar, sino las burbujas que añaden esa tremenda tentación que nos seduce visualmente primero y nos alegra el momento después.

Carlos Falcó y Esther Doña, marqueses de Griñón

Con ellos, y unas setecientas personas más, vimos el desfile, una nueva muestra del talento de Rosa Clará, siempre atenta al aire del tiempo. Su colección obedece a una de las principales premisas de las clientes de hoy, la vuelta al romanticismo, algo en lo que ella se siente especialmente feliz. En un tiempo en que las novias se debaten entre el prêt-à-porter de ocasión, el prêt-à-coucher de necesidad. y el prêt-à.baiser, de provocativo reclamo, Rosa Clara lanza su prêt-à-rever, porque sitúa a sus novias listas para soñar. Sus líneas siempre femeninas y limpias, tiene su principal intención en los tejidos delicados y fluido, los más inspirados para ese momento romántico que todas sueñan. No hay provocación, sino elegancia en escotes y espaldas que magnifica la epidermis, ajusta los cuerpos y deja que sea el volumen de las faldas el que convierta a las esposadas en princesas de un cuento para que ese vestido que lucen ese día se convierta en pauta de estilo para su fondo de armario.

Un momento del desfile de novia de Rosa Clará, abril 2018

Los encajes caen desde la cintura, salen como cintas etéreas que flotan sobre patrones que disponen medidas para todo tipo de ideas. Hay siluetas para esas novias que prefieren un estilo retro a su vestido especial, y también para esas otras que basan su desfile principesco en cuerpos ajustados, espaldas descubiertas y tules de ilusión escapados de moños bajos o pequeñas diademas. Nos sorprendió la colección de pendientes diseñados por y para esta colección por Majorica, en la que además de perlas hay elementos corporales de longitud considerable y que a veces parecen confundirse con el escote. Rosa ha estado muy feliz completando esos diseños “solo para ella”, que han ocasionado algún pequeño problema porque muchas de las chicas no tenían agujeros en las orejas, así que un duplicado de la colección tuvo que repetirse utilizando clips para el cierre perfecto.
Fue una marea de encajes, chantillys, valenciennes, micro guipures y cintas de terciopelo. Todo un perfecto surtido para una nueva colección que materializa un sueño que Rosa Clará diseña, que es para todos, aunque ella sólo piensa en la novia, sólo para sus ojos. Y para que el novio vea con los suyos a la novia más bella del mundo, a la que parecen haber vestido prêt-à-rever.
Written by

Josep Sandoval

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.