Por qué no un lunes de primavera?

Pues eso, porque no? En una Barcelona que trata de despegar para recuperar las esencia de lo que fue, cualquier día es bueno, aunque sea un lunes. Empieza la semana, casi es verano y la vida se recupera a golpe de estilo. Como el que nos ha llevado de la mano de Poppy Grijalbo hasta la terraza del Impar, el restaurante chic del Sofía. Poppy es una socialicé, hija de una de las big socialités de la ciudad, Dinath Grijalbo (ausente por viaje a Uruguay), que es como un suspiro de aire fresco en cualquier parte. La hija ha heredado las excelentes cualidades maternas y dispuso de su florida agenda para una convocatoria al atardecer, a ritmo de música en directo, copas y unos aperitivos que dejaban en la boca la amable tentación  de seguir degustando platos enteros en el interior.

Poppy Grijalbo, esguince en ristre, en la terraza del Impar

Primera sorpresa, la terraza no está en una azotea, tópico y típico de las ofertas de este tipo, sino a nivel de asfalto pero tan alejado de él, estética y cacofónicamente hablando, que uno parece disfrutar de una de esos aéreos espacios que rodean las fincas de la costa, aquí, a escasos kilómetros de la ciudad. El Impar es una de las nuevas ofertas del renovado hotel Sofía, antes  Princesa ídem, hoy simplemente Sofía (Sabiduría en griego), reconvertido hoy en epicentro de un exquisito gusto por el que ha apostado el grupo Selenta de Jordi Mestre. Cuenta con la decoración de Jaime Beriestain, uniformes de Juan Avellaneda, asesoramiento gastronómico de Carlos Tejedor, bajo un espacio rediseñado arquitectónicamente hablando por Albert Blanch.  Realmente el resultado global es exquisito y la oferta al aire libre no hace más que completar otra de las opciones barcelonesas para un verano urbanita de estilo, que cuenta en el mismo hotel con sus ofertas paralelas, el Philosofia, el Sofia Be So (alta cocina), y el bar Sofía, un juego de palabras y oportunidades para disfrutar desde el centro de la Diagonal.

Lluís Balagué y Jean Pierre Bua en un momento de la fiesta

Y allí estaba Poppy Grijalbo agenda en la mano izquierda porque la derecha la tenía ocupada dirigiendo la silla en que se ha visto prostrada tras un accidente «gastronómico»: salía de comer de un restaurante, se cayó y se hizo, técnicamente hablando, un esguince nivel cuatro, que la tendrá así, en posado faraónico, hasta dentro de unas tres semanas, aproximadamente.

La convocatoria, que corría de su mano, fue llegando escalonadamente, como hecho a propósito para no estropear el espacio con un ataque  masivo que se hubiera llevado por delante la cuidada puesta a punto del evento. Naturalmente de los primeros, el director del hotel, Javier Maestro, que hacía los honores a José Manuel Labrada, nuevo procediment manager del grupo, que se incorporaba a la empresa ese día tras una brillante etapa en otro de los espacios punteros del país, el Àbac. Siguiendo en orden de responsables del lugar vimos, pajarita en ristre, a Gilbert Solsona, director del Zuu, la oferta lúdica y musical (cena y espectáculo), que presentará el nuevo show el próximo día 21 con algunas sorpresas que no podemos desvelar de momento.

José Manuel Labrada y Javier Maestro, del grupo Selenta, recibiendo a los invitados

Punto y aparte para esos dos factótums de la moda, Jean Pierre Bua y Lluís Balagué, con las maletas a punto, destinos París y Milán, para hacer las compras de temporada con que seguir vistiendo a las señoras más chic de la ciudad, muchas de las cuales circulaban en la fiesta con sus galas, boho chic que es lo que toca a esa hora, con este tiempo y en ese ambiente. Con ellos la  insustituible relaciones públicas del Zuu, la que fuera nuestra Sade de adolescencia, Núria Garcés. Sonaba jazz y meddleys, soplaba una ligera brisa, los canapés iban apareciendo escalonadamente y las barras funcionaban  a rendimiento, aunque uno siga sin enteren, con la experiencia que tengo, porque la audiencia se agolpa exactamente en una dejando libres las otras donde sirven exactamente, y con la misma cordialidad, lo mismo.
Inútil dar nombres de convocados porque van a coincidir pasado mañana o al día siguiente en sarao paralelo. Solo anotar que se cumplió el objetivo: dar a conocer esta parte desnuda del Sofía que hasta ahora sólo poblaban sonidos y ahora contará también con las más agradables presencias. Sólo es necesario que aviven ese espíritu de anoche y no dejen que se aletargue en el olvido de los sentidos. Que aparece si no se excita.
Written by

Josep Sandoval

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.