El mes próximo mes hará diez años que Michael Jackson nos dejó, pero su arte vivirá eternamente. Por eso este regreso del titular se refiere al retorno de un espectáculo que sobre el rey del pop nos regaló una heterogénea compañía que bajo el título de “Forever” vino avalado con su presencia por Latoya Jackson, la hermana del divo y su vivo clon en femenino singular. Ya entonces dimos cuenta de lo notable de un espectáculo que recrea melodías y momentos del indiscutible ídolo. Un paseo por muchas de su temas icónicos y otros dominados por sus entregados fans, aquellos que corean hasta sus canciones que suenan menos, pero que configuran el panorama Jackson para todas las estaciones.

“Forever” ha vuelto y lo hace con más fuerza si cabe que la vez anterior, que ya era mucha, cargado de entusiasmo y eficacia, entrega y dedicación, contando además el día que vi la función con el apoyo («crew») de una de las academias surgidas en “Got Talent” que sirvió de contrapunto para respaldar el atractivo de un espectáculo que ya de por si es una fiesta. Al tiempo que remarcaba la atención de un tipo de espectador desconocido, la del adolescente que  sin haber vivido la era Jackson se hace partícipe de unas melodías y una tiempos que les resultan fascinantes y no por el mero hecho de haberlo sido, sino por lo que son  y todavía serán por los siglos de los siglos. Otra de las cosas que nos fascino fue la participación de público muy joven, con muchos niños como parte de los espectadores de una función donde priva la música y la estética sobre cualquier valoración. Ese interés por el musical es algo que ya pudimos apreciar cuando vimos “La familia Addams”, el último gran musical representado también en este magno escenario, el Coliseum de Barcelona. Aún tratándose de un guión encaminado a la gente adulta (extraído de un cómic, no vamos a negarlo), la presencia de una auténtica grey infantil salpicaba el patio de butacas. Fenómeno que se vuelve a repetir con «Forever».

«Forever», un homenaje total a Michael Jackson, el rey del pop

Ahora vuelve la magia, son muchos los menores que disfrutan también del show, en una magna comunión que se establece entre el escenario y un platea casi diríamos familiar, pues buena parte de ella la domina ese concepto.

La audiencia enloquece con esas canciones que todos hemos tarareado docenas de veces y también con esas coreografías protagonizadas por ese paso “walk in the moon” de deslizamiento hacia atrás que Jackson, ídolo asimismo de la danza, impuso con su inusitada maestría. Vuelve a ser una delicia escuchar (y ser todo “ver”) temas como “Billie Jean”, “Thriller”, “Man in the mirror”, “The way you make me feel”, “Bad”, “I Just can’t stop loving you”, “Smooth Criminal”, “Don´t Stop´Till You Get Enough”, “Love Never Felt So Good”, entre otros muchos otros, y sumergirnos en una puesta en escena espectacular con proyecciones que completan la esencia del conjunto, con una compañía que alterna voz y danza desdoblando al King of the pop en varios a la vez, unos cantan por él (Lola Dorado, Carlene Graham, Chipper, Lenny Jay, Aser León, Belia Martín, Amynata Sow y Carlos Valledor), y otros bailan por él (Álex Blanco, Frank Da Costa, Sonia Ebiole, Juanjo Hernández, Alberto López, Yure Molina, Sergi Orduña, Axe Peña y Helenna Velázquez), mientras que dos acróbatas completan la función (Saimon Dos Santos y Graciel Stenio), y una solvente banda (Guillermo González -como director-, Diego Jiménez, Erik Niemietz, Javier Suárez Collin y José Antonio Pereira), distribuida en dos niveles aportan el indispensable atractivo y la fuerza de trasladar las partituras eternas en amigas de compañía. Mención aparte para la excelente dirección escénica de Jesús Sanz-Sebastián, que cuida asimismo de la artística al lado de Carlos J, López, sin olvidar las precisas coreografías de Yolanda Torosio.

Un espectáculo solvente sobre una figura mítica que, como el propio Jackson, también podría hacerse eterno.

Written by

Josep Sandoval

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.