Julia Roberts, medio siglo de la belleza imperfecta

“Well you looked so at peace /Trying to find real love /You hair was like a fire /Such a pretty woman”.  Julia Roberts, la sonrisa del cine actual, llega hoy al medio siglo. Y para poner música a las velas de ese pastel especial nada mejor que escuchar el tema que lleva su nombre, “Julia”, original de la canadiense Chantal Kreviazuk, que vió a la actriz en una cafetería y le compuso la balada, cuya primera estrofa reproducimos al empezar. Ya en ellas define un tanto a la actriz como al personaje, una mujer que busca el amor, con el pelo rojo fuego como una “pretty woman”, esa Vivian Ward que seducía, casi sin querer, al millonario Edward Lewis (Richard Gere) a ritmo de Roy Orbison.

Roberts posee una belleza extraña, de ojos pequeños, boca enorme con dientes perfectos y nariz a la que algún plástico afiló en su día. A pesar de ello ha sido nominada cinco veces la mujer más sexy del planeta por la revista People, en una de esas encuestas que nunca sabes a qué fines publicitarios obedecen, pero cuyas decisiones ocupan portadas y ahí quedan para la eternidad. Como fue señalada como la novia de América y otras tantas denominaciones elogiosas por revistas especializadas en asuntos frívolos. La única referencia segura es la de Forbes , que la colocó como la primera mujer que se llevó veinte millones por “Ocean’s Eleveen”. Pero su sonrisa también propició que un esqueleto de mujer encontrado en Bulgaria y que tiene 9.000 años de antigüedad, fuera denominado  por los arqueólogos como “Julia Roberts” por el estado de su dentadura, la perfecta sonrisa eterna de la actriz.

Parece que el universo del cine envolvió a Julia desde siempre y ahí ha permanecido. Tras querer ser músico y periodista, se dedicó a interpretar. Al séptimo arte se dedican también sus hermano Lisa y Eric, así como su sobrina Emma. Y sus amores también tuvieron tintes cinéfilos: antes de casarse con el director de fotografía Daniel Moder, su actual esposo, y padre de sus hijos, los gemelos Phinnaeus y Hazel, Julia tuvo una retahíla de novios célebres. Fue pareja de Matthew Perry, Daniel Day-Lewis, Liam Neeson, Jason Patric, Benjamin Bratt, Lyle Lovet (con quien estuvo casada desde 1993 a 1995), Dylan McDermont, y hasta con Kiefer Sutherland, cuya boda se canceló tres días antes de celebrarse.  Sus amigos también forman parte de la lista dorada de las estrellas más deseadas, de Denzel Washington a Bruce Willis, de Tom Hanks a George Clooney a Brad Pitt, Susan Sarandon o Natalie Portman.

A pesar de todo el celuloide a su alrededor, la carrera de la actriz estuvo ninguneada por el gran premio de la Academia, el Oscar, que se le resistió hasta que “Erin Brockovich” se lo puso en bandeja.Con un enorme moño postizo y un vestido vintage de Valentino, Julia Roberts se saltó todos los tiempos para agradecer el galardón.

Tampoco el teatro se rindió a sus pies, pues a los trece meses de haber dado a luz a sus gemelos , debutó en Broadway con “Three days of rain”, al lado de Paul Rudd y Bradley Cooper, con tal fracaso de público que fue cancelada tras 79 funciones.

A veces le falló el ojo para elegir papeles pues rechazó (o no la aceptaron, que no está la cosa muy clara), el papel de “Viola” que interpretó Gwyneth Paltrow en “Shakespeare in love”, por el que ganó el Oscar; el de Meg Ryan en “Algo para recordar”; y el de Sandra Bullock en “La proposición”, porque pidió una desorbitada cantidad de dinero.

Los Moder Roberts reparten su vida entre sus tres hogares, el rancho de Taos, en Nuevo México (donde se casó a medianoche con un vestido hippie blanco),  la casa de Malibú  y su finca de Nueva York. Julia es entusiasta de la comida orgánica, de la que ha hecho partícipe a su familia, y fan de la teleserie “Days of our lives”, que que está emitiendo en estos días su capítulo 13 mil y pico.

Fan declarada de Shirley Mac Laine, Roberts es una de la docena de actrices a las que un solo papel les ha hecho ganar todos los premios internacionales del mundo en una misma edición. Y eso se lo debe a la citada “Erin Brockovich”, para la que tuvo que aprender a utilizar la mano derecha para todo, porque ella es zurda

 

Written by

Josep Sandoval

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.