Globos de oro, reivindicativos y negros

La entrega de los 75 Golden Globe Awards se celebró la tarde del domingo en Los Ángeles, madrugada del lunes en España y a pesar de la diferencia horaria tuvimos oportunidad de verla en directo vía Stream. Volvió a ser un espectáculo magnífico aunque esta vez las reivindicaciones sociales tiñeron de negro una pasarela roja por las que desfilaron vestidas de ese color las primeras espadas femeninas de la pantalla mundial. Los abusos del productor Harvey Weinstein sirvieron de cabeza inicial para una serie de reivindicaciones femeninas que se desataron en la noche de cine, una noche donde no falló en ninguno de los discursos muestras del rechazo a esos abusos sexuales (curiosamente ninguno a hombres), a la igualdad salarial.

Penélope Cruz, vestida por Ralph & Russo, en los Golden Globe del 2018

En cabeza de esta manifestación total black (que se saltó la presidente de la HFPA, la periodista india Meher Tatna que fue de rojo, vestido y abrigo), anotaremos a Penélope Cruz, con un sugestivo Ralph & Russo de transparencias y encajes. No sé que será pero Pe es mucho más Pe fuera de nuestras fronteras, está más suelta y simpática en las entrevistas, parece más hermosa y aparenta la estrella que es, todo lo contrario de cuando aparece en promociones nacionales o entrevistas al uso, donde siempre se muestra distante, entre pueblerina y reticente, a la defensiva, huidiza, temerosa y un pelín amargada: debería probar a comportarse aquí igual que lo hace fuera, a todos nos iría mejor, ella incluida.

Halle Berry, vestida por Zuhaid Murad, en los Golden Globe del 2018

Bien, las señoras de negro, y ya que fue una noche de mujeres, apuntemos a nuestro parecer las más espectaculares. Halle Berry, de breve por no decir poca, tela de Zuhair Murad, que también medio desvistió a Catherine Zeta-Jones (que acompañó a su suegro, Kirk Douglas, a entregar un premio); Alicia Vikander, señora de Fassbender (se casaron este verano pasado en Ibiza), de monacal Louis Vuitton: la pantera Naomi Campbell exhibiendo un recatado Gaultier; las gasas negras Atelier Versace de Angelina Jolie. Y el bustier con pantalón de Maggie Gyllenhaal, de la firma española Monse (la mitad es del asturiano Fernando García). Porque en esa noche de las reivindicaciones femeninas no sólo se apoyó el desprecio al productor Harvey Weinstein -con pegatinas Time is Up (se acabó el tiempo) de monstruos similares, y Me Too, a mi también, que lucieron mujeres y hombres, éstos por cierto, impecables en smokings algunos, como Ricky Martin, combinando todos los accesorios en negro-, sino que muchas usaron pantalón y se atrevieron, como Susan Sarandon con femenino smoking, claro que de Saint Laurent. Para colmo ni una de ellas se vistió de Marchesa, la firma de Georgina Chapman, señora (en vías de divorcio) de Weinstein. Y, la verdad, ella no tiene la culpa, es la primera perjudicada.

Como tampoco la tenían Armie Hammer y Thimotée Chalamet, nominados y sin premio por “Call me by Your Name”, donde interpretan a una pareja homosexual, y eso, por lo del otro proscrito, Kevin Space: está muy mal visto en el reivindicativo Hollywood de estos momentos (y desde siempre, no me sean hipócritas),  los movimientos gay. Hammer y Chalamet no tienen la culpa, no. Y mucho menos Christopher Plummer, que a sus 88 años se quedó sin opción a premio al reinterpretar el papel de Spacey en “All the Money in the World”, ya que el rol del “maldito” fue borrado del filme de Ridley Scott y vuelto a rodar. Plummer fue con Rita Moreno, de 86 años y Carol Burnett, de 84, los veterano de la gala, donde ganó el citado Douglas con sus 101 de nada.

Naomi Campbell, de Jean Paul Gaultier, en los Golden Globe del 2018

Presentó la entrega de premios Seth Meyers, correcto aunque no brillante, que por supuesto aludió, entre chanzas discutibles, el problema Weinstein. Dijo, entre otras cosas, que hubiera estado allí como un elefante en una caharrería y que esperaba que su nombre volviera a pronuciarase en la sala del Beverly Hills Hilton en el tradicional Obituario ( o sea no sonara más hasta su muerte) y fuera abucheado. También bromeó con Woody Allen y por supuesto sobre Spacey, aunque la más ocurrente fue Natalie Portman (de Dior couture), al nombrar los candidatos al mejor director, “todos hombres”, remarcó en la femenina noche. Remató Barbra Streisand que recordó que ganó un Golden Globe en 1984 por dirigir “Yentl”, y no sabe de ninguna otra mujer que tuviera otro. Con todo, el discurso más relevante fue el de Oprah Winfrey (sirena de Versace) al recoger el premio Cecil B. De Mille a toda su carrera: su solemnidad, precisión y cordura al tocar temas como la discriminación racial, las diferencias salariales, incluso los abusos, fue tan medido y perfecto que levantó a la audiencia.

En esa fiesta de cine convocada por la Prensa Extranjera (HFPA) que reside en Hollywood y cuyo comité no excede de 90 miembros, las estrellas hicieron el paseíllo negro sobre rojo acompañadas de dirigentes sociales. Entre ellas  se pudo ver a Emma Watson que llegó con Marai Larasi, directora de Imkaan, organzación dedicada a a controlar la violencia de género en las minorías negras; Meryl Streep lo hizo con Ai-jen Poo, directora de National Domestic Workers Alliance, que organiza trabajadores domésticos en EE.UU.; Michelle Williams con Tarana Burke, fundadora del colectivo Me Too; mientras que Susan Sarandon fue con la activista  Rosa Clemente, y Emma Stone apareció con Billie Jean King, la ex tenista número uno del mundo.

Nos tocó una porción de premio cuando al mexicano Guillermo del Toro lo reconocieron como mejor director por “The shape of water”, aunque el mejor filme fue para “Tres anuncios en las afueras”,  cuya protagonista Frances McDormand se llevó el Globe a la mejor actriz en drama. Gary Oldman encarnando a Churchill en “Darkest hours” fue mejor actor en esa categoría.

Señalemos como dato que la presencia de Miss Golden Globe, una especie de azafata de lujo que recaía en la hija adolescente de alguna celebridad, ha sido anulada desde esta gala, aunque de ello no tengan la culpa Sophia (20), Sistine (18) y Scarlet (14), las tres hijas de Sylvester Stallone que ejercieron de tales en la edición del año anterior.

 

 

 

Share Post
No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.