Daniel Anglès, partitura de seducción

Desde que se estrenó “El fantasma de la ópera” en Londres, en 1986, la he visto 17 veces en todo el mundo: eso es pasión por los musicales. Algunas de las versiones absolutamente olvidables, y hasta tengo un copia pirata de una grabación, muy buena por cierto, producida e interpretada por Camilo Sesto, con Isabel Patón, que no llegó a estrenarse por aquello de los derechos de autor.

Hasta hace pocos años tenias que viajar para seguir con una afición que se ha asentado en España y nos ha permitido, entre otras cosas, descubrir talentos como el de Daniel Anglès. Ha hecho de todo en la escena del musical, aunque le descubrí con”El musical més petit”, le admiré en la dirección de “Rent” en el Casino L’Aliança, y le reconocí como el Gringoire de “Notre Dame de Paris”. Y fui uno de los afortunados en escuchar en directo algunos temas de su único disco grabado hasta el momento, “Punto de rocío”, con clásicos de Rocío Jurado. En cada uno de estos encuentro esporádicos lamentaba no haber seguido más de cerca la carrera de alguien para quien nombres como Webber, Sondheim, Rodgers  o Schönberg le eran familiares y que hasta se atrevió con una versión concierto de un excéntrico musical, “Hedwig and the angry inca”, algo así como “Edwig y su cabreda pulgada”, en referencia a la medida de su pene que tiene atormentado  al protagonista, una rockera dragqueen, al que encarnaba en Nueva York Neil Patrick Harris. Por cuestiones de cambio, aquí se tradujo “inch” por centímertro, reduciendo aún más el tamaño del apéndice; una pulgada, 2,54 centímetros. En la obra, Harris viste de drag toda la función, detalle que, probablemente, Anglès homenajeó vistiéndose de mujer en la parte central del concierto que ofreció en el Auditori en mayo del 2013 y que empezaba con una versión en catalán de “As if we never said goodbye”, de “Sunset Boulevard”, que no me canso de escuchar gracias a youtube.

«Broadway a cappella», que estarán en el Condal del 17 de noviembre al 28 de enero

Anglès lo tiene todo, pero le falta un palmo (de altura) para ser el gran galán de todos los musicales que se representasen en España o fuera (ahí tienen a Gerónimo Rauch), y pienso en el “Nine” de Antonio Banderas en Broadway, o en el Matthew Broderick de “The producers” o en “Aladdin”, porque para estos papeles, o cualquier otro, le sobra al hombre, talento, voz y, sobre todo, cultura de musical.

Por eso los de Focus, que programan el Romea, la Villarroel y el Condal, le han ofrecido en este último la dirección de la próxima temporada que tendrá a los musicales cono protagonistas. Por razones presupuestarias es lógico pensar que no se verán réplicas de títulos clásicos o propuestas vanguardistas. No está el horno para bollos en ninguna parte, sólo hay que ver las reducciones presupuestarias en montajes como el del citado “Sunset Boulevard”, que aún con Glenn Close en la esena, han guardado los mayestáticos decorados de Anthony Powell, colaborador habitual de Polanski, imprescindible para recrear el entorno de la tenebrosa mansión de la diva del cine mudo.

«Fun Home», uno de los estrenos de la temporada

Musicales propiamente dichos habrá dos: “Fun home” sabroso encuentro entre sexualidades familiares con niños incluidos, que ganó varios Tony en el 2015: es pues una novedad. El otro es “24 horas de la vida d’una dona”, protagonizada por Silvia Marsó, texto complejo difícilmente adaptable a la escena, pero que ha triunfado en Madrid (versión castellana), como lo hizo cuando se adaptó para el debut de Los ballets de Montecarlo en Mónaco con decorados de Torrents Lladó.
 Pero este encuentro con la especialidad va más allá. La experiencia se titula “Onyric”, porque tiene mucho de ambición y sueño, y se subtitula La casa de los musicales, aunque será un taller experimental. pasen y lean. Entre muchas opciones que por espacio no podemos detallar, señalemos las sesiones únicas con Kerry Ellis, la bruja de mi odiado “Wicked”; Nigel Planer, estrella de los musicales londinenses y a quien todos recordamos del televisivo “Els joves”; Lydia Fairén (que estará en el Coliseum interpretando a Miércoles en “La familia Addams”; los tres conciertos de Roger Berruezo, y el de Núria Llausí o los de Joana Estebanell.

La propuesta divide el Condal en dos espacios, el teatro y el Club, donde se ofrecerán algunos de los espectáculos que precisen audiencias reducidas, como el magnífico show de Joan Vázquez“Paquito forever”, sobre la vida de Paco Alonso, peculiar personaje en el que se basó “Flor de nit”, y que se ha representado en Londres y Nueva York por lo que habrá sesión en inglés; y algo excepcional, los quince componentes de “Broadway a cappella” que, hecho ya un lío con los espacios, no me aclaro en decirles en qué escenario estarán desde el 17 de diciembre hasta el 28 de enero. El grupo acompañó a Anglès en la sesión informativa del nuevo ciclo, donde el experto demostró ser también un más que ágil, ameno (y memorión) comunicador.

Daniel Anglès en la presentación de la temporada 2018/2019 del Condal

Es aconsejable consulten la página web del teatro  (www.somni.es) para conocer datos y detalles. Porque hay mucho más, desde un viaje a Nueva York para ver musicales y participar en talleres, (del 4 al 10 de diciembre), hasta las sesiones post función que darán los intérpretes tras determinadas funciones, hasta la posibilidad de ser “angels” o “dreamers”, dos tipos de patrocinio participativo que permite ser más que un simple espectador, conociendo el entramado del montaje y del teatro antes de la función. Todo un mundo de sensaciones guiados por un hombre que, desde cualquier punto de vista, sabe mucho del asunto: Daniel Anglès, acompáñenle en el viaje, aprehenderán a admirar y comprender, y a enamorarse del musical.
Written by

Josep Sandoval

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.